Historia, pasado y presente

Fue lugar de recreación de antiguos placillanos y placillanas, quienes hasta hoy guardan en sus memorias los juegos de infancia, las visitas recreativas, la pesca en sus aguas y las peligrosas aventuras de escaladas y descensos hacia su poza.
Estas hermosas vivencias fueron poco a poco convirtiéndose sólo en recuerdos, pues más adelante, con la instalación de la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de ESVAL y la contaminación provocada al estero Placilla y por ende a la cascada, los habitantes de Placilla dejaron de ir.
De esta forma, el lugar se mantuvo oculto por muchos años de los visitantes, hasta que en 2008 comienza la campaña de difusión del Centro Cultural Placilla con sus tradicionales caminatas y cicletadas hacia la cascada. Se construye el Mirador y se habilitan senderos, además de un plan educativo para prevenir incendios forestales, promover la limpieza del entorno, entre otras medidas.
A su vez, a partir de ese mismo año (2008) y hasta el presente, se editan Calendarios de Placilla como modo de difusión y educación de lugares históricos y naturales como el Salto del Agua.