¿Por qué algunos sectores de la localidad de Placilla de Peñuelas son tan importantes de ser conservados y protegidos de la depredación inmobiliaria, incendios forestales y contaminación?

Según las investigaciones del Ingeniero Forestal y Jefe de Horticultura de la Fundación Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar, en su reciente publicación “Flora de la Región de Valparaíso. Patrimonio y Estado de Conservación” (Catálogo documentado y fotográfico), “Los lomajes y quebradas al sur del camino La Pólvora, que corona los cerros de Valparaíso, (así como Quebrada Honda, Laguna Verde, laderas de la Cuesta Balmaceda al sur del camino La Pólvora y Tranque la Luz), posee una diversidad de flora extraordinaria; en sus lomajes crecen 11 taxones de orquídeas (…). En los fondos de la quebrada crecen cuatro Mirtáceas (…)”, una de ellas “escasa en la región” (…), “y el enigmático Dasyphyllum excelsum, nombre común: “Tayú del Norte”, “Tunilla”, “Palo Santo”.
Según Novoa, esta última especie “constituye la reliquia de una distribución más extensa que tuvo en el pasado, un auténtico fósil viviente, una especie muy escasa, con sus poblaciones representativas ubicadas siempre en posiciones muy locales y de superficie restringida.”, y que “(…) se ha visto históricamente disminuida.”. (Pág. 31).
Se encuentra clasificada en la categoría de “vulnerable” (planta amenazada de extinción), según el Libro Rojo de la Flora Terrestre y por el Comité de Clasificación de Especies según estado de conservación del Ministerio del Medio Ambiente, ya que existen menos de diez poblaciones. Su hábitat se encuentra fragmentado
por cambio del uso del suelo con fines agrícolas y se asume extensión de presencia inferior a 20.000 km2.
Créditos fotografías: Patricio Novoa en http://www.chilebosque.cl/tree/dexce.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *