La Batalla de Placilla…la más sangrienta del país
(…y de todos los tiempos)

¿Sabías que hace más de 125 años ocurrió una de las Batallas más sangrientas del país?

Sí. Y ocurrió aquí. En estas tierras. En Placilla de Peñuelas, un 28 de agosto de 1891. Por eso está este museo. Para mostrar los objetos que quedaron enterrados en distintas partes de Placilla y contar una de las historias más tristes que vivió Chile. Incluso podrían haber más “tesoros” ocultos donde ahora se encuentra tu casa, pero eso no lo podemos saber con seguridad, ya que habría que llamar a los arqueólogos para que investiguen de manera científica.

Un guerra entre dos grupos de chilenos…
Pero lo peor de esta guerra (que se llamó Guerra Civil) fue que combatieron solamente entre chilenos. No participó ni Perú, ni Bolivia, ni Argentina como en otras ocasiones, sino que fue una guerra entre hermanos. Lo más triste de todo, es que ¡entre muertos y heridos se estimó una suma de más de 5.000 personas!
Pero no sólo combatieron hombres adultos. También lo hicieron mujeres e incluso niños (pero eso la historia oficial no lo cuenta).

Reclutando soldados para la guerra

¿Cómo crees que se formaron los dos ejércitos que se enfrentaron desde el norte del país hasta Placilla?

Bueno, en esa época existía ya el Ejército de Chile y la Armada, pero no era suficiente la cantidad de hombres para la pelea. Por eso el Presidente de la época, que se llamaba José Manuel Balmaceda, pidió reclutar personas a lo largo de todo el país. Muchas veces, con promesas de un futuro mejor. También lo hizo la Armada, que era el bando contrario. Y en ese proceso, llamaron a los niños, casi por la fuerza, obligados y engañados ¿Te imaginas tú, cargando un pesado fusil casi de tu tamaño?
¿Y las mujeres? Bueno, las mujeres, viendo que sus esposos, hijos, padres o hermanos eran llevados prácticamente a la fuerza a la guerra, les siguieron. A ellas les asignaron el rol de “cantineras”, es decir, mujeres que debían atender a los soldados, lavarles sus trajes y cocinar para ellos. Incluso curar sus heridas. Por lo tanto su rol fue muy importante.
Por tanto, en esta guerra combatieron no sólo soldados, sino personas comunes y corrientes como nosotros.

Combates y peleas a lo largo de Chile

Antes de que ocurriera la Batalla de Placilla (recuerda que fue en agosto de 1891), en enero de ese año se embarcan los soldados en buques de guerra, desde Valparaíso hasta la ciudad de Iquique, en el norte del país. Allí, este grupo que eran conocidos como “Congresistas” (pues se identificaban con los diputados y senadores que trabajaban en el Congreso) se enfrentan en distintos combates contra el otro bando: los “Balmacedistas” (les llamaba así porque apoyaban al Presidente Balmaceda).
Hubo un enfrentamiento en el poblado de Zapiga, otro en Alto Hospicio, un enfrentamiento en Pisagua, una batalla en Huara y otra en Iquique, también un combate en Pozo Almonte… ¡todo esto duró meses!

¿Por qué ocurrió la Batalla de Placilla?

La Batalla de Placilla (que es la batalla más sangrienta dentro de esta gran Guerra Civil), ocurrió porque en Chile había gente que pensaba diferente: había quienes pensaban que las riquezas que el país generaba debían quedarse en Chile (por ejemplo, el gran “tesoro” de ese entonces era el salitre, pero no quedaba prácticamente ninguna riqueza en el país, sino que sólo para los empresarios). Otros pensaban lo contrario. También, porque algunos pensaban que el país debía modernizarse (y para eso se construyeron muchas escuelas, puentes, ferrocarriles, calles, hospitales, etc.). Otros pensaban que eso era una pérdida de dinero. Unos pensaban que la Iglesia no debía influir en la vida de las personas o en la política y otros pensaban lo contrario.
¿Qué piensas tú? Bueno, a raíz de pensar diferente, es que el país se dividió en dos grupos, en dos ejércitos y peleaban por sus causas. Nunca hubo un acuerdo, hasta que fue demasiado tarde…

Hechos tristes

Pero volviendo a los hechos tristes y antes de la Batalla de Placilla, ocurrieron terribles sucesos que la historia tampoco quiere contar: en julio de ese año, un grupo de jóvenes quiere derribar el puente Maipo en las cercanías de Santiago. Ellos estaban en contra de los Balmacedistas y sus padres tenían mucho poder y riqueza. Entonces los descubren sus adversarios, los toman detenidos, les hacen un juicio en el mismo lugar ¡y sin jueces! y deciden fusilarlos…
…el odio de esta guerra es uno jamás visto en mucho tiempo.

Ya es agosto…a pocos días de la Batalla

El día 20 del mes de agosto, desembarca en la ciudad de Quintero el ejército de los congresistas. ¡Son más de 9.000 hombres!
Comienzan a avanzar hacia el sur, unos a pie, otros a caballo, y tienen que cruzar el río Aconcagua nadando, para llegar a Concón. Muchos soldados no sabían nadar y comenzaron a morir ahogados. Mientras tanto, desde el otro lado del río, los soldados Balmacedistas les disparaban. Sin embargo, los que logran sobrevivir siguen camino, y un día después los congresistas, triunfan. A este enfrentamiento se le conoce como la Batalla de Concón.

La Batalla de Placilla

Una semana después, el 28 de agosto ocurre la Batalla de Placilla.
Pero todo comenzó durante la noche del día anterior. Los dos ejércitos llegan a este pequeño poblado –en ese entonces un villorrio- y acampan en Placilla. Los Balmacedistas (que eran más de 11.000 hombres) lo hacen en los cerros (a este lugar se le llama hasta el día de hoy, Alto del Puerto), y los congresistas (que eran 9.000 hombres), del otro lado del poblado. Allí, ambos bandos esperaron hasta que amaneciera. Llovió toda la noche.
A las 7.30 de la mañana comenzó la batalla. Fueron cayendo los hombres uno a uno. Entremedio del barro caían muchos heridos. Se oían ruidos de balas, cañones, caballos heridos, hombres gritando y rezando. Entremedio, niños pequeños lloraban asustados. Todo terminó a las 10.30 de la mañana.
En sólo 3 horas, quedaron más de 5.000 personas muertas y heridas. Una de las peores guerras del país. Ni siquiera tuvieron sepultura digna. Fueron sepultados todos juntos en el campo de batalla y hasta el día de hoy sus cuerpos permanecen ocultos bajo los bosques y casas de Placilla. Ganaron los congresistas. Pero todo Chile perdió padres, hijos, hermanos…

¿Qué corrió después?

Después de la batalla y esa misma tarde, los sobrevivientes bajan hasta Valparaíso. Los que triunfaron toman detenidos y llevan a la cárcel a los que perdieron. Pero eso no es todo. Comenzaron a saquear, robar e incendiar las casas y negocios de las calles del puerto. Se produjeron grandes desórdenes. Todo era un caos.
Mientras tanto en Santiago, el Presidente de la República debe esconderse en la embajada de Argentina pues lo querían tomar detenido y asesinar. Allí estuvo casi un mes separado de su familia.
Un mes después, el 19 de septiembre, el Presidente escribe su testamento y se suicida.

Nunca debes olvidar nuestra historia

Placilla es importante en la historia de nuestro país, por ello nunca debemos olvidar lo que aquí ocurrió, hayan pasado 10, 50 o 125 años atrás. Es importante que sepas que la Batalla de Placilla es una lección para todos nosotros. Las diferencias en nuestra forma de pensar no deben llevarnos nunca a estos extremos. Es preferible conversar nuestros problemas y llegar a acuerdos. Nunca debemos olvidar la memoria de niños, hombres y mujeres anónimos que dieron sus vida por una inútil guerra.